miércoles, 5 de junio de 2013

Por primera vez tengo tiempo de escribir algo mientras estoy en mi horario de trabajo. Es increíble pero después de un año y medio de andar como loca y no tener tiempo a veces ni de ir al baño; hoy tengo tiempo de escribir... yeiii!!
Me han quitado responsabilidades que absorbían toda mi atención. No quiere decir que ahora no hago nada, pero lo que me toca hacer se hace en media hora y después si no hay llamadas telefónicas qué responder o transferir, hay poco qué hacer.
Al menos para mí.
Mi colega favorita se va dentro de una semana. Renunció. La hartaron. Me deja sola.
El colega que antes me zurraba ahora es con el único que  podré confiar (a veces, si se le da la gana).
La otra es una que nomás hace como que trabaja. Me choca. Es mentirosa, hipóctrita y chismosa hasta la pared de enfrente. Y se pregunta que porqué no le hablo... mucho. Pues porque no quiero que todo se lo vaya a contar a Mrs. Brightside (ah si, son bien cuatas) y que después todo el edificio se entere. Porqué Dios mío, porqué? Porqué no puedo tener colegas normales?

1 comentario:

Sandy Vega dijo...

Hola,

Hace tiempo que sigo tu blog y no creo ser la única, ¿cuando volveremos a saber de tí?, se te extraña.

Abrazos.