sábado, 2 de marzo de 2013

Aunque me lleve el Karma...


Ufff! 8 meses sin escribir. Se dice fácil pero lo he extrañado cada día. Bueno, la verdad es que he tenido muy poco tiempo para detenerme a pensar en todo lo que extraño. Y si me pongo extrañar, lloro. Y si lloro me deprimo, y si me deprimo qué tal que me da por autocompadecerme y...

Mejor como dicen los ingleses: Keep Calm & Carry On. 

Hoy Mr D se fue de shopping él sólo (cosas de hombres) y El perro pirata y esta servilleta nos hemos quedado en casa a disfrutar de unas cuantas horas con nosotros mismos.
La ocasión para escribir me cayó de perlas.

Ya cumplí un año trabajando en el Centro de Negocios. Un año en el que me la he pasado superando obstáculos en los que nunca pensé siquiera que tendría que enfrentar. Un año de aprendizaje en toda la extensión de la palabra. Desde la cultura laboral belga hasta cómo entender a los clientes belgas y no morir en el intento (o terminar asesinando a los clientes). Dios me ha dado paciencia y no fuerza; qué bueno! 

Y qué bueno que mi neerlandés aún no alcanza el grado de espontaneidad que todo idioma requiere para ser dominado, si no, ya esa clienta a la que traigo entre ceja y oreja se habría enterado de un par de cosas que le tengo guardadas y enlistadas en orden alfabético: pinche vieja...!

Resulta que esta dama que para mi desgracia es también "amiguis" de mi jefa es una de esas señoras que se creen de la realeza pero que se casaron con un galán de barrio. La he llamado Mrs. Brightside para compensar un poco la negatividad que destila cada que abre la bocota. 

Es una de esas que tiene que ser ajonjolí de todos los moles, que debe enterarse de cualquier rumor o chisme que se esté cocinando en los pasillos y la cual se cree con derecho de emitir opiniones y juicios de valor que nadie le ha pedido. 

Desde el primer día se mostró interesada en mí: tanto como un gato se interesa en un ratoncillo. Me observaba y me preguntaba cosas. Qué qué era eso que comía durante el lunch que parecían crepas pero que no lo eran. Que si a todo le ponía frijoles, que si todo era picante, que si en México comíamos mucho o poco. Que cómo le hacía para estar tan flaca. En fin, cosas que me parecían hasta cierto punto normales dado mi alto grado de "exoticidad" en un ambiente de trabajo 98% neerlandófono.

Después me dí cuenta que empezó a fijarse en mi ropa, en mis zapatos, en mi maquillaje, en mi corte de pelo, en mi manera de hablar, en mi manera de dirigirme a mis compañeros, en cómo contestaba el tel y cómo les hablaba a otros clientes. Empezó a examinarme con lupa y no se dedicó sólo a eso sino que creyó que tenía derecho a OPINAR si lo que estaba haciendo era adecuado o no, correcto o no, o si debía o no.

Me enteré por terceras personas que a Mrs Brightside no le parecía que yo hablara inglés con mis colegas en lugar de neerlandés (razón? ella no habla ni media palabra de inglés, por lo tanto no entiende lo que decimos, no se entera del chisme, no puede opinar al respecto ni regodearse ni ofenderse) y lo que fue la gota que derramó el vaso: fue de pinche chismosa con mi jefa a quejarse y a decir que cómo era posible que yo no me desenvolviera en neerlandés!!! 

[Mi jefa le hizo tanto caso como mi perro a mí cuando está comiendo]

Como eso no le dio resultado y yo no me dí por enterada (sigo hablando inglés) entonces se dedicó a joderme en lo profesional, pero para eso les tengo que describir la rutina laboral de Mrs. Brightside y ustedes me dirán si lo han visto en otra parte:

08h00 - 08h30 Mrs. Brightside llega y se estaciona en el lugar más amplio del estacionamiento: ese reservado para discapacitados (no es broma)

08h30 - 09h00 Hora del primer cafecito del día  que incluye ponerse al corriente en los acontecimientos del fin de semana que terminó  o si es  entre semana, de lo que sucedió durante la tarde anterior después de que ella se retirara del Centro. Aunque su día comienza oficialmente a las 8h30. Mrs. Brightside no se preocupa porque durante este tiempo la recepción tomará sus mensajes y los "guardará" hasta que ella pase por ellos.

09h00 - 09h30 Último cigarro antes de subirse a su oficina a "trabajar". Si se encuentra a alguien en las escaleras o en el pasillo se le aumentan al menos 10 minutos más a este horario.

[Nosotros en la recepción recibimos sus llamadas y estamos obligados a decir que su línea está ocupada y a tomar el mensaje que debe incluir 1. Nombre de la persona que llama. 2. Nombre de la Empresa de la persona que llama. 3. Número de teléfono donde una vez que Mrs. Brightside cuelgue con el otro cliente, le llamará para tomar su pedido.]

09h30 - 10h20 Mrs. Brightside "devuelve las llamadas" a todos esos que ya le dejaron recado a) si es que no se le "descompone" la impresora. b) si es que no le "falla" el internet c) si es que los de la recepción no cometieron errores al tomar los mensajes.

10h20 - 10h45. Pausa de media mañana obligatoria y parte de la cultura laboral belga. A nadie se le puede negar esta "pausa" y está mal visto si uno no se la toma. La recepción está autorizada a enviar los mensajes  acumulados durante este "break" vía email.

10h45 - 11h40. Vuelve a meterse a su oficina a trabajar, y en caso de que efectivamente la línea esté ocupada durante este tiempo, el staff de recepción puede enviarle los mensajes vía email. 

11h40. Parte a su hora del lunch que oficialmente empieza a las 12h00. Durante esos 20 minutos de diferencia la recepción "la cubre" y toma mensajes diciendo que se encuentra hablando en la otra línea y NUNCA diciendo que se salió a comer, que aparentemente no está en su lugar, o que es costumbre que nunca conteste. Mrs. Brightside SIEMPRE tiene muchísimo trabajo y por eso es que su línea telefónica está todo el tiempo ocupada. No se le pueden enviar los mensajes vía mail; Hay que "guardarlos" en la recepción hasta que ella pase a recogerlos y pobre del que no esté al tanto de sus instrucciones.

13h00 - 14h00 Mrs. Brightside regresa del Lunch. Pero ATENCIÓN: Esto en realidad no es cierto porque ella ocupa esta hora para ir a su casa a darle de comer a su pobres hijitos adolescentes (15 y 18 años) que no son capaces de calentar la comida en el micro si ella no está para hacerlo por ellos, o para meter la ropa a la lavadora o para ir a comprar el super de la semana. Recepción debe anotar recados y juntarlos hasta que ella pase por ellos. Durante esta hora Mrs. Brightside efectivamente toma su lunch dentro del Centro en compañía de su grupúsculo de amistades entre los que se encuentran al menos, dos miembros del Staff. Durante este tiempo los que están en la recepción tomarán mensajes y NUNCA dirán que la señora está en lunch (eso sólo se puede decir de 12h00 a 13h00). 

14h00 - 16h35  Mrs. Brightside trabaja ardúamente eso sí, haciendo pausas de 10 minutos para echarse su cigarro, cada media hora. Eso de tomar pedidos y lidiar con quejas de clientes es exhaustivo, sobre todo si el staff que toma los mensajes comete errores al anotar números telefónicos o si los mails no le son enviados inmediatamente o lo que puede ser peor: ni siquiera se le pasa el mensaje. Esos de la recepción no son cuidadosos ni profesionales, seguramente se la pasan platicando con el primer cliente que se acerca a pedirles algo o con los mensajeros de DHL que entregan paquetes. Sí, eso ha de ser! Porque ni que hubiera otras llamadas de otros clientes o visitantes o requerimientos de alguien más que no sea Mrs. Brightside. 

16h40 - 16h45. Mrs. Brightside baja a fumarse el último cigarro del día y a dar instrucciones a la recepción de no enviar más emails porque ella ya sólo subirá por su bolsa y a apagar su compu. Si alguno de sus clientes llama de 16h45 a 17h00 (que es oficialmente su hora de salida) ya sabemos qué hacer, y pobre si al día siguiente no se le dan los mensajes anotados correctamente.

Y adivinen quién es ese miembro del staff que no anota bien los recados? Pues claro!! La mexicana esa que ni siquiera habla neerlandés y que sólo Dios sabe porqué la contrataron porque no es ni simpática (con Mrs. Brightside), no platica nada personal, no da nada de qué hablar ni se le ha visto en actitudes sospechosas con ningún cliente dentro o fuera del centro. Además, pues si sólo habla inglés uno cómo puede enterarse de esas conversaciones que se escuchan "sin querer"? La única manera de joderla es haciendo grandes sus errores y culpándola de todo ese tiempo que uno pierde buscando los números correctos de los clientes para poder hacer bien su trabajo.

Esa pinche mexicana que aparte de todo peca de flaca. Increíble porque dicen por ahí que come de todo: granos de maíz, pan blanco, mayonesa con las ensaladas y galletas con chocolate acompañadas de capuchino!! Cómo? Cómo es que no engorda la pinche mexicana esa con todo lo que se traga!! Y quién le dijo que puede traer medias rojas/azules/amarillo mostaza cuando el Dress Code dice claramente que el color estándar es el negro. Claro, no hay bronca si otros miembros de Staff van en tennis, o sea, los otros alguna razón tendrán; pero la pinche mexicana usa medias de colores!! Que alguien la corra!!!

En fin, que Mrs. Brightside no lleva una vida fácil. Para empezar tiene 3 trabajos y no sé porqué nadie le ha dado un medalla o la han nominado para el Premio Héroes Entre Nosotros. Trabaja "tiempo completo" para una empresa que vende Papel Tapíz. En las tarde-noches entre semana atiende la barra de un Bar. Éste es el trabajo que le gusta más porque puede tomarse un par de chelas, echar el chisme con sus clientes a gusto y fumarse tantos cigarros como quiera sin la zozobra de que le tomen mal los mensajes. Su trabajo número tres es haciendo la limpieza de una Clínica de Bronceado y demás "Wellness". Ese trabajo no le gusta tanto pero le permite mantener esa piel dorada que tanto "status" le otorga sin tener que pagar un centavo por cada sesión. Uff!!! Ya con todo lo que se ahorra en eso, aunque no le pagaran por limpiar.

Además, el año pasado no le fue nada bien en eso del amorsss. Su marido y reconocido Galán de Barrio, ése por el que fue la envidia de todas las de su cuadra cuando era joven y que la mantuvo por años como ganadora indiscutible de la atención de toda su colonia, le puso el cuerno por enésima vez en 20 años. Se separaron de una buena vez y ella tuvo que mudarse a un departamentito con todo y chamacos y el "Johnnie" se quedó con la casa. Pobre Mrs. Brightside! bajó en cuatro meses lo que las dietas no pudieron lograr en años y años de sacrificio.

Fueron meses de fatiga emocional y física, de comprar ropa nueva cada mes porque de repente su ropa ya le quedaba grande, y de no dormir durante esas pocas horas de descanso entre un trabajo y otro pensando en el "Johnnie" y su nueva novia. Una vieja 15 años menor y flaca como un espagueti. Malditas flacas!

Pero no hay mal que por bien que no venga porque la nueva figura lograda con tantas noches de insomnio y falta de apetito le devolvieron a su "Johnnie". Arrepentido regresó a implorar perdón con la cola entre las patas, jurando no volverlo a hacer y rogándole una nueva oportunidad para recobrar su amor y ser tan felices como antes. Y regresó justo a tiempo porque ya Mrs. Brightside no la veía llegar con tanta factura y tanta deuda acarreada con la mudanza. 


Aunque Mrs. Brightside no está para dar lástima, para nada. Ella se las ingenia para que entre tanto trabajo pueda disfrutar de una sesión en la cama de bronceado, para tomarse un cafecito entre pedido y pedido y para que el Johnnie haga el trabajo de ella en la Clínica Wellness mientras ella se echa un cigarrito en la terraza. 

A mí a veces me hace enojar tanto por ser tan mitotera y a veces, no sé cómo me aguanto las ganas de reírme en su cara al ver sus esfuerzos patéticos por llamar la atención. No debe ser fácil fingir que se es amigable y sociable cuando por dentro uno tiene tantas frustraciones y complejos. 
Otras veces sólo me da hueva escucharla hablar de dietas y o de los pares de zapatos que compró el fin de semana. Quejarse de lo mucho que trabaja y de lo "ocupada, agobiada y exhausta" que la mantienen sus clientes. 

A veces me dan ganas de que alguien le diga a SU jefe, la verdad de porqué el negocio no va tan bien como se esperaba.

Pero supongo que mejor esperaré a que el Karma se ocupe de ella.



5 comentarios:

M dijo...

lo que me entretuvo la Mrs Brightside durante el desayuno. Si el karma realmente existe, va a hacer que se tropiece de hocico y se le caigan un par de dientes.

Saludos!

me, the drama queen dijo...

solitas caen... seguro que si

Sandy Vega dijo...

Creo que en todos los trabajos siempre hay una persona como Mrs. Brightside y lo digo por experiencia propia puesto que estoy pasando exactamente por lo mismo.

Pero recuerda, mientras mas alto se encuentre, el golpazo que se dará al caer.

¡Saludos!

janet dijo...

...parece que redactaste la vida de algunas companeritas italianas que he tenido en el trabajo! (sobre x lo d elas medias de colores jajaj). ssaludos

ana la mexicana dijo...

jejejeje ay mi querida D, no le hagas caso, tú no dejes que te amargue y sobre todo sigue llevando tus medias de colores!!!! Un besoteeeeeee